El papel de los vehículos eléctricos en los mercados flexibles

enero 17, 2023

Desde 2021, V2Market, el innovador servicio para incorporar baterías de vehículos eléctricos al sistema eléctrico como capacidad de almacenamiento y flexibilidad, ha explorado las posibilidades que las tecnologías Vehicle-to-Grid (V2G), Vehicle-to-Building (V2B) y bidireccional (V2H) pueden aportar a los mercados mayoristas y locales de electricidad en España y Europa.

OMIE, en estrecha colaboración con el resto de socios del proyecto, analizó la integración de los servicios de flexibilidad V2G en los mercados eléctricos (mercado diario, mercado intradiario de subastas, mercado intradiario continuo y mercados locales de flexibilidad), mediante la participación de un agregador o de propietarios de VE en estos mercados.

Conclusiones principales del análisis

El análisis del mercado eléctrico y su potencial de integración de la tecnología V2G en el marco del proyecto V2Market demostró que la tecnología V2G podría permitir a los vehículos eléctricos mejorar la eficiencia de la red eléctrica, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte y la generación de electricidad.

La V2G podría ser una buena solución para resolver la congestión de la red o los momentos de gran demanda o precios elevados de la electricidad, especialmente durante periodos cortos de tiempo (hasta 4 horas). La V2G también puede satisfacer solicitudes realizadas con poco tiempo de antelación, ofreciendo flexibilidad de generación/consumo a la red de distribución con el objetivo último de optimizar las inversiones en infraestructura de la red de distribución. Para lograr este escenario, los VE deben recibir señales claras del mercado para reaccionar a las necesidades y oportunidades del sistema eléctrico.

Los mercados locales de flexibilidad pretenden ofrecer herramientas de mercado a los gestores de redes de distribución y a los consumidores para simplificar el uso y la integración en el mercado eléctrico de los recursos energéticos distribuidos. Los mercados locales de flexibilidad pueden crear nuevas fuentes de ingresos para los usuarios de V2G que complementen su posible participación en los mercados mayoristas globales de electricidad, en los que los agregadores desempeñarán un papel importante al agregar en sus carteras distintos tipos de recursos energéticos, como los VE, la energía fotovoltaica, el almacenamiento o los activos para la respuesta a la demanda.

Servicio de flexibilidad e ingresos entre las cifras del mercado local de flexibilidad.
Elaboración propia.


Una de las principales ventajas de la tecnología V2G es el rápido servicio de activación que puede proporcionar al sistema y la capacidad de los VE para cargar y descargar sus baterías durante periodos cortos.

En la actualidad, la granularidad del producto de los mercados diarios e intradiarios españoles de electricidad es de una hora. En los próximos años, y de acuerdo con la normativa europea, el mercado mayorista reducirá la granularidad de sus productos a 15 minutos. Esta nueva granularidad encaja mejor con los servicios V2G y la integración del VE en el mercado eléctrico. Permitirá a los propietarios de VE o a los agregadores comerciar en periodos más cortos y el V2G ofrecería mayores índices de flexibilidad.

La tecnología V2G es una buena opción para prestar servicios de corta duración en el mercado eléctrico. Sin embargo, en el momento de escribir estas líneas, la V2G no puede participar en los mercados mundiales de la electricidad, ya que se considera una batería autónoma, tecnología que no está permitida actualmente en el mercado mayorista.

Los mercados locales de flexibilidad aún no están regulados en España y se encuentran en una fase incipiente en toda Europa. Por lo tanto, la V2G no puede participar en ellos por el momento, debido a barreras normativas más que a limitaciones tecnológicas. Las tecnologías V2G están empezando a considerarse en la regulación, pero no existe una hoja de ruta específica para su inclusión en el sector eléctrico. Los cambios para permitir que los recursos de almacenamiento participen en el mercado eléctrico no son difíciles de aplicar y se espera que los cambios normativos los permitan en un futuro próximo.

Aunque se espera que los vehículos eléctricos y su infraestructura se implanten masivamente a escala mundial en los próximos años, no existe una normalización de las tomas, los conectores y el protocolo de comunicación de los cargadores. Para el desarrollo del V2G, es esencial que los vehículos eléctricos y los cargadores puedan comunicarse bajo un marco estándar, no sólo en España, sino a nivel europeo.

Los VE son una combinación de almacenamiento y movilidad, lo que significa que la carga y la descarga de la batería pueden producirse en distintos lugares. Hay que desarrollar la tecnología de itinerancia electrónica y los acuerdos de interoperabilidad entre usuarios finales, operadores de infraestructuras de recarga y agregadores o proveedores de electricidad.

Los precios del hardware V2G están bajando a medida que crece el interés por esta tecnología, pero aun así, los cargadores inteligentes y bidireccionales tienen un coste superior al de las soluciones normales para vehículos eléctricos. Se espera que en los próximos años el precio de la infraestructura de recarga baje, impulsado por una mayor demanda de los clientes y una oferta más amplia de vehículos compatibles.